Manejamos el nuevo Peugeot 408

24-11-2010

Fuimos el único medio digital que se subió al 408 antes de la preventa oficial que arrancará en febrero. Manejamos el conocido motor dos litros, pero te contamos además cómo estará compuesta la gama del nuevo mediano de la marca.

 

Así como sucedió con el Fluence, Auto Plus es el primer medio digital en subirse a una de las grandes novedades de fabricación nacional. El 408 se produce en El Palomar sobre la plataforma que ya utilizan el 307 y el Citroën C4. La elección del "4" para su nombre es meramente comercial, ya que el real reemplazante del 407 llevará la denominación "508".

Con respecto al 307, el 408 evoluciona y mucho. Es más grande y por lo tanto mejora en dos aspectos en los que el anterior sedán flaqueaba: espacio en las plazas traseras y baúl. En ambos rubros el 408 queda entre los más espaciosos de su segmento.

La posición de manejo es buena, con regulaciones eléctricas en la versión full, aunque el asiento queda un tanto alto, sobre todo el del acompañante que no regula. Los materiales utilizados en el interior denotan cuidado, con una plancha inyectada que es de lo mejor de su clase.

En marcha, el 408 deja claro que es un Peugeot. Muestra firmeza en las suspensiones (el tren trasero es algo áspero) y saca chapa en la ruta, aunque con apenas un poco menos de eficiencia que otros medianos de la marca, en pos de un mejor confort de marcha.

El motor que probamos es el clásico dos litros de 143 CV con una reconfigurada caja de marchas que, si bien ya debería ser de seis relaciones, logra una buena relación con el naftero como para brindar prestaciones acordes al perfil del comprador del 408 sin disparar los consumos (Peugeot anunció cifras inferiores a las registradas por el 307 sedán, que era más chico y liviano).

Además, manejamos la versión automática que tiene un planteamiento similar. Fue modificada para reducir el patinamiento entre cambios y mejorar los consumos, pero pide a gritos una relación más, ya que mantiene las cuatro originales.

La gama estará compuesta de cuatro niveles de equipamiento: el primero tiene doble airbag y ABS como los ítems más importantes; el segundo cuenta con seis airbags entre los destacados y las restantes mejoran la nómina hasta llegar a la opción más completa de su segmento, con navegador integrado, faros de xenón direccionales, sensor de estacionamiento delantero y trasero, control de estabilidad, cuero, techo y regulaciones eléctricas, entre otros.

A nivel mecánico habrá varias novedades de importancia: el dos litros se complementará el año próximo con el motor 1.6 Turbo nafta de 165 CV y un Turbodiesel del que no trascendió cilindrada y potencia. También, en hora buena, habrá una caja manual y otra automática de seis marchas.

Sobre los precios no hubo confirmaciones, pero Peugeot estima que estarán en el orden de los 95.000 a 135.000 pesos (2.0 de entrada de gama hasta el 1.6 Turbo o el HDi), valores similares a los que presentó el Fluence, como para dejar bien en claro que la lucha será durísima.

Share |
E-mail Comentarios
Valoración
Buscar en el sitio:
  
 
 
 
 
 

 Buscador de planes de ahorro

Tené tu nuevo 0km


en cuotas sin interés!




            



 
 

Otras páginas de Motorpress en las que puedes estar interesado

All contents copyright ©2008, Motorpress Argentina, All rights reserved.